Historia de la Facultad


Primeros laboratorios.

Sus orígenes y desarrollo

Los orígenes de la Facultad de Ciencias se confunden con los inicios de la Universidad Austral de Chile, a mediados de la década de los cincuenta.

Los primeros esbozos de unidades académicas básicas, o Institutos, con las que se comenzaría a configurar la gran macrounidad que es hoy esta Facultad, fueron los laboratorios de botánica, zoología, química, física y de biología general, entre otros, que comenzaron a impartir docencia a las primeras promociones de estudiantes de Agronomía, Medicina Veterinaria y de Ingeniería Forestal, las primeras carreras de pregrado que ofreció esta Universidad.

Esos incipientes laboratorios fueron, por tanto, los cimientos de la Facultad de Ciencias.

Pasados los primeros años, que fueron de organización y agrupación de los cuadros académicos iniciales, se comenzó a configurar la estructura y el perfil académico de lo que hoy es esta Facultad de Ciencias

Hacia fines de los años cincuenta, habían adquirido el rango de Instituto las unidades académicas de Zoología; Botánica; Química; Física; Matemática; Microbiología y de Geología y Geografía.

Otros se originaron en la década de los sesenta, algunos de los cuales se formaron como resultado de sucesivos procesos de reestructuración, como fueron los Institutos de Embriología y el de Biología del que, más tarde, surgirían los Institutos de Genética y de Bioquímica.

En 1968, se crea el Instituto de Ecología, siendo su Director fundador el Dr. Francesco di Castri, recientemente fallecido en Francia, quien fuera, además, el Director Académico de la Comisión encargada de poner en ejecución el Plan de Desarrollo BID-UACh. Este Plan permitió la construcción de varios edificios e instalaciones, entre los que se contaba el destinado a las ciencias básicas y que, desde entonces, ha albergado gran parte de la Facultad de Ciencias.


Antiguo Edificio Emilio Pugin

Como contraparte de la Universidad en ese Plan, se construyó el pabellón destinado al Instituto de Ecología, área disciplinaria aún muy incipiente en nuestra institución en esa época. Dicho Instituto funcionó en ese pabellón desde 1969 y hasta 1974, año en que fue reestructurado dando origen al actual Instituto de Ecología y Evolución de la Facultad de Ciencias.

Desde el comienzo de la vida institucional de esta Facultad, diversas circunstancias históricas ligadas al desarrollo de la Universidad y a su propio crecimiento académico, fueron provocando cambios estructurales los que en definitiva, a comienzos del año 1981, dieron lugar a la estructura académica administrativa que actualmente tiene la Facultad.

Con la creación de la Escuela de Medicina, en 1966, varios Institutos del área de ciencias biomédicas, estuvieron adscritas tanto a la Facultad de Ciencias como a la Facultad de Medicina. Tales Institutos fueron: Fisiología, Histología y Patología, Biofísica y Bioquímica.

En los años noventa, se originaron los Institutos de Biología Marina, formado en parte desde el Instituto de Zoología y el ex Centro de Biología Marina; y el de Geociencias, como consecuencia de la reestructuración del Instituto de Geología y Geografía. El Instituto más recientemente formado es el de Farmacia; creado en el año 2002, agrupando a miembros adscritos al Instituto de Química y otros contratados específicamente para aquel, como respuesta a las necesidades académicas para la formación de los químico farmacéuticos.

A comienzos de los años noventa, el Instituto Profesional de Valdivia ( IPV ) se traspasó a la Universidad Austral de Chile, pasando a formar la actual Facultad de Ciencias de la Ingeniería; como consecuencia de este traspaso, se incorporó a la Facultad de Ciencias la Unidad de Ciencias Básicas del ex IPV, que incluye Matemática, Química y Física, adscribiéndose los académicos de esas disciplinas a los respectivos Institutos de esta Facultad.

Desde sus inicios y hasta fines de 1973, la Facultad de Ciencias no tenía estudiantes propios; es decir, a ella no estaba adscrita ninguna Escuela y toda su actividad docente tenía sólo el carácter de “docencia de servicio”, impartida por académicos de sus Institutos para las carreras pertenecientes a otras Facultades. A fines de 1973, a raíz de la reestructuración de la Facultad dentro del proceso global de reorganización de la universidad, se creó la Escuela de Ciencias, con dos niveles de pregrado: Bachillerato en Ciencias y Licenciatura en Ciencias. A partir de allí, la Facultad de Ciencias comenzó a tener estudiantes propios, manteniendo por cierto su docencia “de servicio” para todas las carreras de la Universidad que lo requiriesen. Esta Facultad imparte docencia actualmente a estudiantes de las restantes Facultades de la Universidad, salvo algunas excepciones.

El hecho que la Facultad contara, desde sus inicios y por varios años, con un número muy reducido de estudiantes propios, candidatos a un grado académico de pregrado, no a un título profesional, fue un factor decisivo para imprimirle a la Facultad un sello propio muy particular, el que aún es posible percibirlo como una de sus características. La Facultad se identificó a sí misma como una macrounidad esencialmente de carácter científico, en la que se privilegiaba la investigación científica por sobre cualquier otra actividad universitaria. Este perfil académico de la Facultad ha gravitado fuertemente en su estrategia de desarrollo, en la planificación utilizada para la conformación de sus cuadros docentes y en las prioridades que la mayoría de sus Institutos se propone para atender los intereses de sus propios planes de desarrollo académico.

No cabe la menor duda que la actual Facultad de Ciencias no es la misma que existía en los inicios de los años ochenta, cuando comenzó a regir la nueva legislación universitaria. Ni, mucho menos, es la incipiente Facultad de la década de los cincuenta. Si bien su estructura académica no ha variado, ha experimentado cambios muy importantes en su función docente, por cuanto de una sola Escuela que otorgaba grados de Bachiller y de Licenciado en Ciencias a comienzos de esa década, ha llegado a ser una de las Facultades con mayor número de Escuelas de pregrado. Actualmente ofrece cuatro carreras: Licenciatura en Ciencias Biológicas; Bioquímica; Biología Marina; y Química y Farmacia. Además, a partir de 1974 comenzó a ofrecer programas de Magíster en diferentes menciones y, desde 1984, el programa de Doctorado en Ciencias, con la mención de Biología Celular y Molecular y, años más tarde, la de Sistemática y Ecología.

La actividad docente de posgrado surgió y ha ido incrementándose paralelamente con el desarrollo de la investigación científica, impulsada con gran afán en la mayoría de sus Institutos. La apertura hacia la formación profesional, junto con el fuerte impulso adquirido por las actividades de posgrado y de investigación, unidas a la incorporación de la actividad de servicios como una emergente función académica, han configurado un nuevo perfil de la Facultad de Ciencias.

En enero del año 2000, la Facultad de Ciencias se abocó a la tarea de analizar el estado actual de la Facultad para determinar los elementos con los cuales definir los ejes de un plan de desarrollo estratégico para el período 2000 - 2004. Dicho Plan contempló una serie de objetivos tendientes a definir el perfil de desarrollo de esta Facultad.