Noticias

Las escolares de la escuela Ann Sullivan, aprendiendo y disfrutando de la playa.

Programa Explora CONICYT

Estudiantes con discapacidad visual descubrieron los distintos sonidos del mar y el bosque en Punta Curiñanco


El proyecto de valoración y divulgación de la ciencia y la tecnología.


En el marco del proyecto  "Aprendiendo a valorar la biodiversidad a partir del paisaje acústico y sus implicancias para la vida cotidiana", una decena de estudiantes con discapacidad visual de la  Escuela Ann Sullivan de Valdivia, descubrieron los paisajes acústicos de la costa y el bosque, en el sector de Curiñanco.

Acompañados por el Dr. Mauricio Soto, quien es uno de los directores del proyecto impulsado por Explora CONICYT, los escolares fueron transportados hasta la playa del lugar,  donde los niños y niñas hicieron el ejercicio de mantener silencio por diez minutos y así identificar diferentes sonidos del paisaje acústico costero.

Para Romina Requena, educadora diferencial de la Escuela Ann Sullivan, la actividad en terreno, reporta una serie de beneficios para los estudiantes. "En cada salida trabajamos con ellos concentración y la atención lo que nos ayuda a complementar sus procesos de aprendizaje. Además acá podemos encontrar elementos como la arena o escuchar el sonido del mar, a los cuales nosotros ni los niños están habituados por vivir en la ciudad, lo que nos ayuda mucho", dijo.

sub
Las estudiantes y profesoras ingresando a la reserva Punta Curiñanco.

Más tarde y luego de cumplir con el trabajo costero, los escolares junto al equipo de trabajo perteneciente al Instituto de Ciencias Ambientales y Evolutivas de la Facultad de Ciencias de la UACh, se dijeron hasta a reserva costera, Punta Curiñanco perteneciente a CODEFF, sitio en el que los escolares se adentraron en el bosque nativo para descubrir sus diferentes sonidos.

Para el Dr. Soto, la actividad en terreno realizada cumplía una serie de objetivos. "El primero de ellos fue formalizar los conocimientos adquiridos en la talleres anteriores, que tienen que ver con la capacidad de concentración en el reconocimiento de los paisajes acústicos. Esto no tiene relación con los sonidos específicos que se puedan reconocer, sino de la integración de los diferentes sonidos como un todo. A su vez,   darle a los estudiantes la oportunidad de reconocer los sonidos de la fauna (principalmente aves y anfibios) que no se oyen dentro de la ciudad".

Para el académico de la Facultad de Ciencias, la experiencia de trabajar con los niños y niñas de la Escuela Ann Sullivan ha superado sus expectativas. "Es emotivo que ellos te agradezcan por el trabajo y presenten un excelente comportamiento durante la actividad, evidenciando sus ganas de aprender y conocer", comentó.

bosque
Los escolares hicieron trabajos de identificación de sonidos.

Proyecto

El proyecto Explora CONICYT de valoración y divulgación de la ciencia y la tecnología "Aprendiendo a valorar la biodiversidad a partir del paisaje acústico y sus implicancias para la vida cotidiana", que se inició en mayo de 2012, ejecutará con los cuartos básicos de los establecimientos Alonso de Ercilla y Escuela El Bosque y todos los niveles con la Escuela Diferencial Ann Sullivan.


Compartir Noticia