Noticias

Dr. Eduardo Jaramillo realizando la presentación de los resultados del monitoreo

Resultados del Primer Año del Programa de Monitoreo Ambiental del Humedal del Río Cruces y sus ríos tributarios

* Se ha organizado un cronograma de presentaciones en las cuales será posible conocer el estado de este ecosistema un año después de las conclusiones del Programa de Diagnóstico Ambiental del humedal entregadas en junio del año 2015. Se agregan dos nuevas amenazas a las indicadas a fines del Programa de Diagnóstico: el cambio de uso de suelo y la expansión inmobiliaria en las riberas u orillas del humedal.

En Valdivia, San José de la Mariquina, Punucapa y Tralcao se dieron a conocer los resultados del primer año del Programa de Monitoreo Ambiental del Humedal del Río Cruces y sus ríos tributarios, efectuado en el marco de la tercera medida de la sentencia del Primer Juzgado Civil de Valdivia, causa rol N°746-2005. Dicha sentencia establece la realización de un Programa de Monitoreo Medioambiental de este humedal y sus ríos tributarios por un periodo no inferior a cinco años.

Cabe destacar que el Consejo Científico Social conformado por diversas entidades provenientes del Estado, la Academia y la sociedad civil, determinó que la ejecución del monitoreo fuese realizado por la Universidad Austral de Chile, a través de su Facultad de Ciencias.

Las presentaciones partieron el viernes 17 junio a las 18:00 hrs. en el Auditorio de la Facultad de Ciencias UACh, donde se invitó a la comunidad universitaria y público general. Respecto de los aspectos más relevantes del monitoreo realizado este último año en los humedales, el investigador a cargo de este equipo, el Dr. Eduardo Jaramillo (Instituto de Ciencias de la Tierra, Facultad de Ciencias UACh), destacó que con esta observación se han comprobado los resultados del diagnóstico hecho previamente. Junto con ello valoró la posibilidad de contar con mayor y mejor información para poder realizar comparaciones a medida pasa el tiempo.

"Lo más relevante es que las conclusiones que nosotros obtuvimos durante el programa de diagnóstico se corroboran al final del primer año de monitoreo. Es decir, nosotros concluimos con el diagnóstico que el humedal había entrado en un proceso de recuperación de la mayor parte de sus componentes, ya sean físicos o biológicos y es lo mismo que estamos encontrando ahora", señaló el investigador.

"Nosotros en ese tiempo detectamos una cantidad de amenazas; algunas de ellas se han acentuado, por ejemplo, cambio de uso de suelos en las riberas del humedal por desarrollo inmobiliario. Lo que hay que tomar en cuenta es que antes del diagnóstico nunca se había hecho un estudio tan completo, entonces todo es nuevo y no podemos comparar con cinco años atrás, los únicos datos son los datos de la CONAF", agregó.

Por otra parte, el Dr. Jaramillo destacó que la interpretación que hay que hacer de estos resultados deben referirse a que el humedal se está recuperando y que las preguntas actuales apuntan a si está condición se sostendrá con el tiempo. "Lo que hay que tener presente es que para muchos un monitoreo no está resultando, cuando no pasa nada. Cuando no pasa nada, son buenas noticias en el sentido de que el monitoreo está diciendo que está todo normal, está todo bien. Ahora lo que no sabemos, si la recuperación es un proceso que se va a sostener en el tiempo o parte de un proceso que tiene una temporalidad mayor y que pueda traer cambios a futuro y eso es lo que pretende evaluar el monitoreo", finalizó.

 

 


Compartir Noticia